Somos VID si damos vida. Somos VID, si reconocemos que el Espíritu está presente en nosotros y en sus Obras. Somos VID, si respetamos la dignidad humana como un propósito superior. Somos VID, si cuidamos la naturaleza y expresamos nuestra responsabilidad con ella.