Un servicio trascendental Imprimir E-mail
 
Algo que nos identifica objetivamente en todas nuestras obras, actividades, procesos y relaciones, dentro de nuestra organización, es servir con sentido cristiano. Esta frase la usamos con frecuencia como lema que nos impulsa, cual consigna que nos moviliza día a día. Hace referencia al segundo de nuestros valores institucionales: Vocación de servicio. Por ello vale la pena reflexionar sobre ella.

Para pensar a fondo nuestro tema, es necesario comenzar diciendo una palabra sobre el primero de los valores, según nuestra propia declaración: Sentido trascendente de la existencia. Generalmente cuando usamos la palabra trascendente queremos decir una de dos cosas: o que algo es de gran importancia, o nos referimos a Dios, al ser supremo, o a algo que espacialmente nos lo figuramos más ‘allá’. Incluso, al hablar de ello, movemos la mano hacia arriba.

Para comprender el sentido de esta palabra, lo mejor es ubicarnos dentro de nuestra propia tradición, la tradición cristiana, que es la que configura a la Congregación Mariana y a sus obras dentro de la Organización VID. En esta tradición ocupa un lugar central lo que conocemos como encarnación del Hijo de Dios, es decir, la vida de Jesús, hijo de María y José, vecino de Nazaret de Galilea, desde la cuna hasta la cruz y resurrección. ¿Por qué es central? Porque en ese hombre pobre, dedicado a hacer el bien, cercano a los pobres, a los excluidos y a los más débiles de su sociedad, nosotros reconocemos que Dios, a quien Jesús sintió como Padre, se nos manifestó visiblemente. Su persona, su actuación, sus palabras, son experimentables para nosotros y las podemos comprender. Es decir, Dios se hizo hombre. En Jesús reconocemos a un hombre Editorial Un servicio trascendental verdadero y al verdadero Dios. En otras palabras, ese a quien señalamos hacia ‘arriba’, se manifestó aquí ‘abajo’. Y desde ese momento sabemos que nuestro ‘abajo’ es manifestación de Dios a través de los seres humanos y de la creación entera. En consecuencia, la trascendencia (Dios mismo) se hizo parte de nuestra historia terrena.

Por tanto, cuando hablamos de trascendencia o de sentido trascendente de la existencia, no nos referimos a algo que nos ponemos como añadido a nuestro ser humano, ni tenemos que echar un discurso que va paralelo a nuestra vida y que de vez en cuando recordamos para hacerlo presente. ¡No! Lo trascendente es nuestra misma existencia, en la medida en que no nos quedamos encerrados en forma egoísta en nosotros mismos, sino que nos trascendemos, saliendo de nosotros en servicio generoso, cercano, solidario y compasivo por los demás, muy especialmente por los más frágiles de nosotros, como el mismo Jesús.

Cuando desarrollamos nuestras actividades y funciones en nuestra organización, en cualquier puesto de trabajo, sea el que sea, somos portadores del mismo amor de Dios que nos habita y que sale de sí por los demás. Entonces, servir con sentido cristiano, es ya acoger lo trascendente en nuestra vida, dejar a Dios ser Dios en nosotros. Por ello nuestro servicio es trascendente y trascendental, o sea, muy importante, por pequeña que sea la acción que estemos realizando, porque está mostrando el rostro amoroso de Dios.

Somos, pues, en nuestro servicio, nuevas pequeñas encarnaciones, al estilo de Jesús. Para nosotros, desarrollar nuestra vida de esta forma es responder a la vocación de servicio, que nos viene dada por el sólo hecho de ser hombres y mujeres, pues desde dentro de cada uno Dios nos mueve a servir. Somos trascendentes sirviendo cada día. En cada uno Dios se está jugando su ‘pellejo’. Sé trascendente sirviendo incondicionalmente, con amor y calidad.
 
José Roberto Arango Londoño, SJ.
Director General
Congregación Mariana
 
 
 
 

Noticias

Nuestra Organización VID participó en el II Congreso Internacional de Bacteriología y Laboratorio Clínico del Colegio Mayor de Antioquia
 
 
Participamos en las Jornadas de Biotecnología y Salud realizadas por el Colegio Mayor de Antioquia, donde se realizó el II Congreso Internacional de Bacteriología y Laboratorio Clínico, los días 2 y 3 de noviembre.
Leer más...
 
Compartimos experiencia en “Hipertensión pulmonar en cardiopatías congénitas del adulto”, en Revista Colombiana de Cardiología
 
 
Estuvimos presentes en la edición de septiembre de la Revista Colombiana de Cardiología, con el artículo “Hipertensión pulmonar en cardiopatías congénitas del adulto”.

Este artículo fue realizado por los doctores Luz Adriana Ocampo Aristizábal, Margarita María Zapata Sánchez, Luis Horacio Díaz Medina y Rafael Lince Varela, quienes conforman el Grupo de Cardiopatías Congénitas de nuestra Clínica Cardio VID.
Leer más...
 
  • Facebook Page: 361715767186091
  • YouTube: CongregacionMariana
 
 
 
 
 
 
 

Menú principal

Nuestras obras